Páginas

sábado, 9 de julio de 2011

I Encuentro Diván Romántico en A Coruña

I Encuentro Diván Romántico en La Coruña

Llegó y pasó con la rapidez de un rayo. Unos días antes comenté que serían unos días intensos que se disfrutarían a tope y que transcurrirían tan veloces que apenas nos daríamos cuenta de estarlos viviendo.

Bueno, claro que los vivimos, surgieron indelebles recuerdos que jamás olvidaremos.

No voy a relatar una crónica de lo ocurrido durante los días 1 y 2 de julio en Coruña —mi ciudad se vistió de gala y de "calor" para acogeros, ¡no os quejéis!— porque ya hay muchas y muy buenas, incluida crónica radiofónica, vídeo y entradas en todos los blogs que visito. Mi humilde intención es poder transmitir un poco de lo que yo sentí.

He tenido la suerte de poder asistir a las dos últimas jornadas de Sevilla y pensaba que no volvería a disfrutar de esa camaradería, ese poder hablar con todo el mundo, esa confianza… Porque no nos engañemos, somos «frikis» de la novela romántica en un mundo en el que se suele reconocer que lo eres, ni siquiera ante tus amistades más íntimas.

He llegado a la conclusión de que ésa es una de las razones por las que en estos encuentros disfrutamos a placer: por la libertad de expresarnos.

Hubo conversaciones; estuvieras donde estuvieras siempre había una cara amiga con la que comentar cualquier incidente. Hubo abrazos; asistieron amigas, colegas, casi hermanas en la distancia a las que tienes pocas oportunidades de achuchar. Hubo sorpresas; Marian, tienes que dejarme leer esa escena que desechaste para «Entre Sueños», please, please, please… ; Hubo reencuentros; ese retomar de conversaciones inconclusas de Sevilla, esa sensación de comenzar justo donde te habías quedado.

Puse cara tangible a personas con las que sólo hablaba a través de un teclado, y estreché lazos con gente de mi ciudad con la que no tengo muchas oportunidades de quedar.

En resumen, han sido dos días de ensueño —casi tres—, que espero poder repetir sin tardar demasiado.

Y por supuesto, ¡gracias, Trini! Por tus ganas, tu fe, tus desvelos, tus esfuerzos, pero sobre todo... por tu amistad.

Y a las demás ¡¡Os quiero, chicas!!

6 comentarios:

erraol dijo...

Se me cae la lágrima que penita tener que esperar para volver a encontrarnos de nuevo, todas. Un abrazo y hasta la próxima nos conformaremos con las conversaciones nocturnas en internet. Gracias a tu marido por hacernos de guía cualificado, fue un gran guía y un placer seguir sus explicaciones

Inma dijo...

Por desgracia, soy de las que se han quedado en tierra y esta vez no ha podido reunirse con sus queridas amigas románticas para frikear a gusto...Pero me alegra enormemente haber leído tus palabras porque me has hecho sentir como si hubiese estado allí con vosotras. Te entiendo perfectamente; y se que en efecto ha sido una continuación, un retomar las conversaciones donde se dejaron, como si el último encuentro antes de éste hubiese sido la semana pasada.
No he podido ir esta vez pero lo importante para mi es saber que seguís estando ahí, que seguimos todas juntas a pesar de la distancia y del tiempo...Y que cuando vuelva a veros será como si no hubiese pasado el tiempo desde la última vez que disfrutamos de nuestra mutua compañía.
Un besazo muy fuerte para mi querida amiga Mariajo y para todas las que se que me aprecian.
Fdo: Otra friki romántica. A mucha honra, y hasta la muerte. Que a mi edad, para que cambiar...ya me quedo como estoy.

Patricia Sutherland dijo...

Fue tal como lo cuentas. Así de entrañable y de fenomenal. Yo todavía estoy con morriña de todas vosotras :) ¡Hay que repetir pronto!

Por cierto, guapa, ¡y yo sin saber que tenías blog!

Besos,

Pilar Cabero dijo...

¡Qué pena que ya pasó!
Hace una semana estábamos todas juntas. Me consuelo pensando que ya queda menos para la próxima vez.
Gracias a Trini por hacerlo posible. Gracias a ti, Marijo, por estas preciosas palabras.
Muchos besos

Kaneke dijo...

Mientras algunas, como yo, intentamos pisotear la morriña centrándonos en el día a día, tú vienes a recordarnos lo fantástico que ha sido este reencuentro "frikero" y lo que un puñado de palabras impresas pueden unir a las personas. Gracias por explicar al mundo el sentir de todas y admíteme, ocmo siempre, en tu grupo de pacientes soñadoras a la espera del próximo encuentro y el siguiente achuchón físico mientras ofreces y recibes el consuelo del apoyo virtual.
¡Preciosa crónica, Mariajo!

Yolanda Quiralte dijo...

¡¡¡Qué bien lo pasamos!!! ¡¡Qué alegría veros y achucharos!!! Ainss qué lejitos vivimoS!!! Un abrazzzzzzzo