Páginas

miércoles, 21 de enero de 2009

El mar

Si de algo pecamos los habitantes de La Coruña es de pensar que vivimos en la ciudad más bonita del mundo. Sabemos, por supuesto, que no es cierto, pero nosotros la sentimos así.


Es una ciudad preciosa, de eso no cabe duda, pero como tantas otras del norte de España.
Si tuviera que destacar una sola cosa de ella, sería, sin lugar a dudas, el mar. De hecho, creo que me resultaría imposible vivir en una ciudad en la que no pudiera sentir el mar. En Coruña, el mar se ve desde todos los puntos, es una presencia constante, no en vano es una pequeña península que se adentra mar adentro, y no tenemos, como otras ciudades marítimas, una única fachada al él. Y lo oímos en sus calles, las olas, las rompientes...


La mayoría de los turistas vienen aquí en verano, cuando la ciudad está acicalada y luce el sol, pero igual que Santiago hay que visitarlo cuando llueve, a La Coruña hay que ir cuando hay temporal.


Ponerse frente a la playa de Riazor y sentir el viento salobre y gélido en la cara es una experiencia que se puede vivir muchas veces. Pero ver desde el Paseo Marítimo como las olas levantan por encima de tu cabeza, y sentir, a pesar de romper a más de cincuenta metros, su espuma sobre ti, ya es más extraño. Todos los inviernos tenemos dos o tres temporales. Todos los años, parece como si el mar sintiera envidia y quisiera robar un poco de Coruña para sí, es entonces cuando rompe la barandilla del paseo e inunda la calzada llevándose todo lo que encuentra por delante.
Ved el video, dura sólo 9 segundos. Esa ola fue la más fuerte del invierno pasado.


Para que veáis cómo es en realidad la distancia cuando no hay temporal, podéis ver esta foto.




4 comentarios:

erraol dijo...

¿Cuándo dices que me esperas? jaja, bueno es broma, pero no me importaría conocer esas sensaciones, no hay que olvidar que una es de tierra adentro

Kaneke dijo...

¡Pues ya somos dos! El mar me atrae y me aterra a partes iguales...

Pilar Cabero dijo...

Ay, ¿qué tendrá que nos atrae tanto?
Aún no he ido allí y estoy deseando.
Disfruta de tu ciudad.
Besitos.

Sodhani dijo...

Hola chicas.
Me gusta tu tierra jeje.
Pues yo también soy de costa, también del norte, de Santander para más señas y la verdad es que adoro vivir cerca del mar. Estoy acostumbrada a verlo todos los días, a olerlo (porque cada mar huele distinto). Y una cosa que nos pasa a todos los que nos criamos cerca del agua es que cuando viajas al interior, mientras vas en el coche o en el tren, y miras al horizonte siempre piensas... Ahí detrás está el mar.