Páginas

martes, 9 de abril de 2013

Una noche nada más. Tessa Dare


Título original: A night to surrender
Autora: Tessa Dare
Editorial original: Avon / Agosto 2011
ISBN original: 978-0062049834

Editorial: Suma de Letras. Manderley / Abril 2013
ISBN: 978-84-8365-492-7
Género: Histórico
Serie: 1º- Cala Espinada 



Bienvenidos a Cala Espinada, donde las mujeres de salud delicada toman los aires del mar y los hombres en la flor de la vida… no están por ninguna parte.
   ¿O sí lo están?
  Cala Espinada es el destino preferido de cierto tipo de dama bien educada: muchachas enfermizas, escandalosas o muy tímidas; jóvenes esposas desencantadas con el matrimonio o jovencitas demasiado encantadas con hombres inadecuados.
Pero también es un Paraíso para los que viven allí.
   Victor Bramwell, teniente coronel del Ejército Británico, alejado del servicio por una herida de guerra, está dispuesto a cualquier cosa con tal de recuperar su comisión. Incluso a convertirse en el conde de Rycliff y crear una milicia en Cala Espinada con unos medios... ¿inciertos? ¿Imposibles?
   Por supuesto, aquel no es su lugar; allí no hay nada más que solteras... y ovejas. Aunque también está la exquisita Susanna Finch, una mujer decidida a llevar a cabo su utopía personal y salvar a su reivindicativo ejército de damas modernas de las garras de los hombres de Bram.
  Se ha declarado la guerra entre ambos bandos y ninguno de ellos está dispuesto a ceder pero... ¿Es posible renunciar a lo que más se desea cuando la recompensa puede ser tan maravillosa?



Antes de meterme en materia, me gustaría decir algo, ¡¡Gracias!! ¡¡Gracias!! Es una inmensa suerte que por fin publiquen a esta autora. Me parece de las más brillantes de la nueva remesa de escritoras románticas americanas. La he leído en inglés, y debo apuntar que aunque a priori sus argumentos pueden llegar a parecer un tanto surrealistas, están tan bien llevados, poseen una narración tan sentida y a la vez tan intensa que te mantienen en vilo todo el libro. Tessa Dare parece medir cada palabra hasta conseguir transmitir lo que quiere en cada momento, haciéndote oscilar entre la ternura y la carcajada. Posee la cualidad de enlazar las escenas -algo que no todas las autoras saben hacer- con mucha suavidad y, a la vez, precisión. 

Verano, 1813. 
   Victor Bramwell, tras haber sido licenciado en el Ejército debido a una herida de guerra, llega a Cala Espinada acompañado de su primo Colin, lord Payne, y de su viejo ayudante, el cabo Thorne. Su propósito es convencer a un viejo colega de su padre, el general Sir Lewis Finch, para que interceda a su favor y le ayude a recuperar su antiguo puesto en su regimiento, que participa en la guerra en la Península. 
   Bram es militar por vocación, y estar alejado del campo de batalla le resulta tan horrible como estar en el infierno. Sus únicos propósitos en la vida son recuperar su comisión y meter en vereda a su primo Colin, un impenitente granuja que a pesar de ser el poseedor del título de vizconde Payne sigue sin adquirir ningún tipo de sensatez. 
   El único problema es que en Cala Espinada no va a poder resolver las cosas con tanta facilidad como pensaba porque sir Lewis le pone una condición para hablar a su favor: Bram tiene que convertir a los hombres de la localidad en una aguerrida milicia capaz de defender aquella zona de una hipotética invasión francesa. 
   Y además está la señorita Finch. 
   Siempre hay una señorita algo, ¿verdad?
   Pues en esta ocasión se trata de Susanna Finch, la hija de sir Lewis. Y ella es, para desgracia de Bram, la persona al mando del lugar; todos los habitantes de Cala Espinada recurren a ella para cualquier cuestión que les surja. Por encima de todo se ocupa de organizar «actividades para jóvenes de constitución delicada».
   Y es que tras haber sufrido una infancia y adolescencia difíciles por culpa de aquellos que la consideraban enfermiza, quiere evitar a otras mujeres en su situación los dolorosos sufrimientos que padeció a manos de los médicos.
   Así pues, la trama ya está montada o eso parece. Una guerra de sexos. Los hombres de la milicia con Bram al frente y las mujeres que toman las aguas, encabezadas por Susanna. 
   Bram y Susanna chocan desde el primer momento como generales de las dos facciones, pero al mismo tiempo comienza a surgir entre ellos una intensa atracción contra la que ninguno de los dos parece tener demasiadas ganas de luchar. Porque cuando digo que chocan desde el primer momento, me refiero a que chocan literalmente; no perderse la primera escena en la que ambos se conocen y acaban rodando por la hierba. 
   Así, las actividades con las que Bram entrena a sus hombres acaban siempre interrumpidas o alteradas por las que Susanna ha ideado para sus pupilas. 
   Como decía al principio, es posible que parezca que el libro tiene un argumento un tanto ridículo, y lo digo sin ningún ánimo peyorativo. Pero en realidad es como una de esas antiguas películas de Lubisth, o algunos libros de SEP, en lo que lo más ridículo y surrealista se descubren un montón de sentimientos y situaciones no tan absurdas. Además, la autora juega con una baza muy importante, la complicidad del lector. 
   Tessa Dare consigue lo que muy pocas autoras consiguen; a raíz de una situación tonta sus personajes crecen y hacen cosas lógicas, maduras y coherentes que nos hacen suspirar. 
Es un libro de frases, de párrafos a resaltar, cuyos protagonistas, a pesar del empecinamiento que parecen mostrar al principio, nos conquistan por completo. 

3 comentarios:

Niusa dijo...

Pues otro mas para la lista!! ¿Que otra cosa puedo decir? jajaja Si lo pones tan bien... habrá que leerlo ;)
BIcos!

Lydia Leyte dijo...

¿Crees que algún organismo me dará un subvención para comprar libros? ¡No!, ya me parecía a mí... Tú tampoco lo crees. Otro para el montoncito

Vanedis dijo...

Para mi ha sido una lectura "diferente"... me he sentido como cuando fui a ver el musical Mamma Mia: me divertí con esa alocada historia de amor y sus personajes variopintos.